La profundidad relacional en Gestalt

Pierluca Santoro

Pilar Ocampo, Ph.D.

Fundadora del Centro Gestalt Oaxaca

www.pilarocampoonline.com

La necesidad de relación es la principal motivación de la conducta humana, y el contacto es el medio por el que se busca satisfacer esa necesidad.

Lo que más lastima a un ser humano es el no sentirse plenamente aceptado en su individualidad; el crecer intentando sobrevivir emocionalmente en un mundo condicionado y con reglas desconocidas que va descubriendo día a día en función de las heridas que le causan.

Nuestro crecimiento es un proceso de sobrevivencia que resolvemos de la mejor manera que podemos, con los recursos que vamos recopilando a lo largo de nuestro camino. Los que en un momento de la vida fueron recursos útiles de sobrevivencia pueden llegar a convertirse en patrones anacrónicos que interrumpen el contacto en un aquí y ahora diferente de lo que fue el allá y entonces en donde surgieron como un recurso útil.

Un recurso anacrónico, es una autointerrupción no fértil.

El ser del psicoterapeuta es el medio para ayudar al paciente a desarrollar herramientas que le faciliten lograr un contacto que lo ayude a atender sus necesidades de una manera más efectiva, con menos dolor posibilitando el descubrimiento de estas pautas anacrónicas.

Crear una experiencia ininterrumpida de conexión es el reto de una sesión de psicoterapia desde la profundidad relacional, ya que pone a prueba el ser entero del psicoterapeuta.

Existe una diferencia cualitativa entre alianza terapéutica y profundidad relacional:

  • La alianza terapéutica generalmente representa un nivel superficial de relación, no implica una involucración desde el ser.

  • La profundidad relacional implica un encuentro a un nivel existencial fundamental, de uno a uno.

La relación Tú-Yo (Schmid, 1994) es el centro de un proceso de personalización inter-subjetivo y co-creativo a través del encuentro “a profundidad relacional” (Mearns, 1996).

Este encuentro sólo puede darse a través de la presencia terapéutica; la palabra presencia viene de la raíz latina: “prae-esse”, que significa “estar plenamente ahí”; hablando en términos de Buber: implica autenticidad, aceptación o reconocimiento y comprensión, como condiciones claves para crear un ambiente de seguridad, confianza y respeto absoluto que le posibilite al paciente manifestar su total individualidad en toda su pluralidad desplegando sus anacronismos y sus esquemas relacionales consigo mismo y con el mundo, tal cual son, en toda su magnitud, sin vergüenza, ni culpa, sabiéndose totalmente recibido.

El contacto en estos niveles facilita la disolución de las resistencias porque no hay de qué defenderse, es entonces cuando el paciente logra recibir la aceptación incondicional que ha venido buscando toda su vida y se permite emerger desde donde se haya quedado porque sabe que en esta ocasión sí será recibido, sin críticas, ni condicionamientos, ni comparaciones, ni burlas.

Estar plenamente ahí”, se da exclusivamente en el Aquí y el Ahora, premisa básica de la Gestalt; único enfoque psicoterapéutico que es una filosofía de vida, en sí mismo.

La presencia es el presente mismo, por lo que no puede existir de otra manera, ni en otro tiempo.

El entrenamiento de estar EN PRESENCIA de otro, requiere un proceso personal comprometido y constante. No podemos encontrar a otro, si no nos hemos encontrado a nosotros mismos.

Podremos aliarnos con él, intentar ser objetivos, forzarnos a ser respetuosos y cuidarnos de no proyectarnos, pero todo este esfuerzo no hará otra cosa más que alejarnos de la verdadera profundidad relacional, que surge como un producto natural de la donación más completa y absoluta de un ser humano a otro, fluyendo en un cauce de conexión de ser a ser, en un estar permanentemente cambiante e impredecible. La magia de la Gestalt radica en su impredecibilidad.

El nivel de profundidad que logremos en la psicoterapia, será proporcional al nivel de donación relacional que seamos capaces de alcanzar, como resultado de nuestro proceso personal.

Todas las resistencias se derrumban cuando nos sentimos totalmente aceptados, seguros y respetados y las que me emergen son bienvenidas respetando su función y su ritmo; no hay nada que frustrar o eliminar, simplemente recibir.

La aceptación absoluta de las diferencias es la manifestación más sublime del amor incondicional y el que diga que hacer psicoterapia no es una labor de amor, es porque jamás se ha sentido aceptado profundamente en su propio proceso como paciente.

La verdadera sanación de la psiqué se da desde la aceptación total de las contradicciones propias de nuestra naturaleza humana y eso únicamente puede experimentarse en el aquí y ahora.

La Gestalt promueve la ampliación de conciencia como único vehículo para la integración de nuestras partes y polaridades que se han ido separando con el amaestramiento social; es únicamente a través de esta ampliación de conciencia que podemos reconocernos, reencontrarnos e integrarnos; acompañar al otro a descubrir los cómo de su caminar, es la labor del psicoterapeuta Gestalt; asumir los riesgos de una vida plena o resignarse a la mediocridad existencial es la decisión que requiere enfrentar el paciente en su proceso personal.

Aún la mediocridad existencial elegida jamás será igual después de un darse cuenta, porque no hay vuelta atrás una vez que ha empezado nuestro propio parto y esa, es la magia de la Gestalt.

Poema al encuentro sanador

Cuando estoy contigo, somos un tú-yo y también un nosotros;

no hay más dos caminos que se cruzan,

sino un solo sendero co-creado desde nuestros pies andantes.

Es ahí, justo en ese momento

en que somos libres de nuestros personajes,

que podemos reescribir el guión de nuestra existencia

desde un encuentro sin condiciones, ni expectativas

que, aunque sólo dure una sesión de una hora,

nos muestra que nuestra individualidad

es lo suficientemente maravillosa

para poder ser recibida en su totalidad

y es justo ahí, donde empieza el verdadero

proceso de sanación llamado psicoterapia.

Yo lo llamo: la fuerza sanadora del amor existencial en acción.

Potrebbero interessarti anche...

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

16 + tredici =